Roberto Pascual, socio del Hall of Fame: “El trabajo de noche es agotador”

  • El restaurante americano abrió sus puertas el pasado junio
  • Los fines de semana se completan dos turnos de cenas
  • La parte más dura llega cuando los clientes salen del local
  • “Compensa trabajar por la noche si es en algo que te gusta”
Restaurante Hall of Fame, creado por los socios Roberto Pascual y David Arriazu en la calle Monasterio de Iranzu.

Restaurante americano Hall of Fame, creado por los socios Roberto Pascual y David Arriazu en la calle Monasterio de Iranzu de Pamplona. Fotografía cedida por Roberto Pascual.

RONCESVALLES LABIANO Y ANDRÉS JUÁREZ.-La Special Hall of Fame Burger se sirvió por primera vez el pasado uno de junio. Esta hamburguesa de dos pisos rellena de queso es la marca de la casa del restaurante americano del que toma el nombre: Hall of Fame. El establecimiento nació de la idea de dos jóvenes emprendedores de Pamplona de ofrecer comida americana casera y de calidad a buen precio. Y nació también de sus propias manos: ellos reformaron el local, lo pintaron, lo decoraron y ellos trabajan como cocinero y camarero, además de llevar las cuentas y toda la administración.

Roberto Pascual es uno de esos dos jóvenes. Acaba de cumplir 25 años, es licenciado en Empresariales y el uno de junio subió la persiana del Hall, como lo llaman sus creadores. Desde entonces, se ocupa de la barra y la labor de camarero, así como de la parte administrativa y la compra de comida. Su socio es David Arriazu,  también licenciado en Empresariales y pamplonés de 24 años. Él se encarga de la cocina y la recepción de pedidos a los suministradores en el local. Varios días a la semana, dos empleadas más trabajan en el restaurante.

De momento, el Hall of Fame solo abre para cenar, por lo que el horario de trabajo es nocturno, con todas sus consecuencias. Pasar unas horas observando de cerca la actividad del restaurante y de los empleados, minuto a minuto, nos descubre los entresijos del trabajo de noche en un local como este.

[vimeo http://vimeo.com/77849921]

19.25 Roberto sale de casa antes de que caiga la noche. Mientras muchos jóvenes de su edad se están preparando para cenar con los amigos, él se dirige al Hall of Fame. Aunque no es la primera vez que va allí hoy, pues por la mañana ha hecho la compra y ha llevado la comida al local.

Le echamos muchas horas, pero de momento estamos muy contentos. Cuando dijimos que íbamos a montar un restaurante hace unos meses la gente nos llamaba locos, tuvimos que trabajar mucho al principio porque reformamos todo el local, pero aquí estamos. Hoy hemos estado recibiendo llamadas para reservar mesa todo el día”.

19.37 Roberto entra en el Hall of Fame y se quita la chaqueta. Luce una camiseta roja con el logo del restaurante.

“Tengo un montón de camisetas del Hall. Casi me la pongo hasta para dormir”.

19.40 David Arriazu, el socio de Roberto, entra al local y va directo a la cocina. Le acompaña Carmen Ancín, la cocinera contratada.

19.45 Los primeros clientes suelen empezar a llegar hacia las 20.30. Todavía queda casi una hora, pero en el Hall of Fame tienen trabajo por delante. Para que nada falle durante la jornada, comprueban que todas las máquinas están encendidas y que el local está limpio.

“Es importante revisar todo antes de abrir, aunque recogemos y limpiamos por la noche, como estamos cansados hay que darle un repaso ahora, limpiar los cristales y utilizar el ambientador”.

Dicho y hecho. Roberto toma el trapo y frota los cristales del escaparate, mientras David y Carmen comienzan a preparar los condimentos para los platos: cortan tomate en rodajas, limpian la lechuga, preparan la cebolla y los pepinillos.

Libreta de reservas del Hall of Fame

Los clientes del Hall of Fame pueden reservar mesa por téfono o por WhatsApp. Para que todo vaya bien, Roberto apunta todas esas reservas con su correspondiente mesa en una libreta antes de abrir el local.

20.05 Uno de los momentos que requieren más atención es el de concretar sobre el papel la distribución en las mesas de los comensales que han hecho reserva para el turno de las 21.00 o para el de las 23.00.

“Si hay un mínimo fallo en este paso, algún cliente que ha reservado puede quedarse sin sitio para cenar”.

Roberto dedica unos minutos en silencio a asegurarse de que no se deja a nadie sin apuntar en la libreta. Esta noche solo quedan dos mesas para gente sin reserva.

20.15 Una vez que ha decidido quién se va a sentar en cada sitio, Roberto comienza a repartir los pequeños manteles individuales, los cubiertos y las cartas por las mesas. Le ayuda una empleada que trabaja en el Hall of Fame los fines de semana.

20.30 Roberto levanta la persiana, enciende las luces del escaparate y gira el cartel que cuelga de la puerta de cristal de Closed a Open. A través de los altavoces repartidos por el local se escucha música americana.

20.46 Los primeros comensales aparecen ya. Los más tempraneros tienen suerte y pueden ocupar las dos mesas libres, las más cercanas a la puerta en este caso.

20.50 Roberto se acerca a las mesas ocupadas: “¿Sabéis ya qué vais a tomar?”. Los jóvenes ya habían estado antes cenando en el local, así que hoy han decidido rápido qué quieren. Será una hamburguesa The Boss y una Brooklyn salad.

20.51 La primera comanda entra en la cocina.

20.53 “Lo siento, chicos”, se disculpa Roberto ante un grupo de jóvenes al que no puede dar mesa porque están todas reservadas.

21.00 Los clientes con reserva para el primer turno empiezan a llegar y Roberto les sienta en sus mesas correspondientes. Les da unos minutos para pensar qué van a tomar.

Roberto toma nota a los clientes y bromea con ellos

Roberto bromea con los clientes mientras les toma nota. El trato cercano es marca de la casa.

21.05 Roberto comienza a tomar las notas de las mesas y empieza el ajetreo.

“Las notas las suelo tomar únicamente yo, a no ser que pidan algo para llevar, porque la cocina es pequeña y no tendríamos capacidad para cocinar todo a la vez”.

Mientras tanto, los comensales del primer turno siguen llegando y la camarera los lleva hasta sus mesas.

21.10 Los primeros platos comienzan a salir de la cocina. El local huele a patatas fritas y pan recién hecho. David deja un humeante plato en una de las mesas.

“La estrella para compartir de primero son las Hall of Fame Cheese Fries,  patatas fritas con bacon, queso y salsa al horno”.

Cocina y emplatado

Mientras Carmen cocina las hamburguesas, David va preparando cada uno de los platos con su salsa y condimentos.

21.20 Todas las mesas están llenas y la algarabía se hace notar. Casi no se escucha la música ambiente. Roberto se mueve de aquí para allá.

21.22 En la cocina, Carmen y David van cocinando y emplatando.

“Cuando las comandas son muy grandes, de muchas personas, a veces ni nos caben los platos en la mesa”.

21.45 Roberto lleva a una de las mesas los segundos platos. Uno de ellos es una Special Hall of Fame Burger que ha pedido una joven que es la primera vez que cena en el restaurante. “Madre mía, esto es impresionante”, dice la chica al ver la hamburguesa de dos pisos. “A ver si puedes con ella”, contesta sonriente el camarero.

Dar un buen servicio es muy importante en un restaurante. Aquí estamos pocos y no podemos estar continuamente encima del cliente, pero siempre lo atendemos con una sonrisa. Además, como viene mucha gente joven y muchas personas que repiten, el trato con ellos suele ser cercano”.

22.08 Roberto calcula una de las cuentas y la acerca a una mesa con un grupo de chicas. El documento va acompañado de una montaña de jamones de gominola. Se oye un “¡aaah, gracias!” por parte de una de las jóvenes. “Así les endulzamos un poco el momento de pagar”, cuenta el empresario y camarero.

Roberto saca la cuenta.

Roberto saca la cuenta y la lleva a las mesas. La acompaña siempre de gominolas para “endulzar” el momento de pagar.

22.15 Los primeros grupos empiezan a levantarse. Es momento para limpiar y preparar el segundo turno. El ambiente es algo más relajado “antes de que empiece otra vez el ajetreo”.

22.47 Llegan los primeros comensales con reserva para el segundo turno, que comienza a las 23.00 para las mesas más grandes y a las 22.45 para las de menos gente, de modo que se pueda escalonar la entrada de los pedidos en la cocina.

Carmen cocina las hamburguesas a la plancha

Cuando los pedidos son grandes, la plancha en la que cocina Carmen las hamburguesas se queda pequeña.

23.00 Entre las 23.00 y las 00.15 se repite el mismo proceso y el mismo ambiente que en el primer turno, aunque hoy está siendo algo más relajado el segundo que el primero, pues los grupos están llegando algo más espaciados en el tiempo y eso ayuda a que no se acumulen los pedidos en la cocina, donde Carmen y David continúan con su tarea, ella cocinando las hamburguesas a la plancha y él emplatando.

00.20 Los comensales de algunas mesas salen del local. Otros piden una ronda de cubatas. Roberto vuelve a la barra para preparar cuatro gin-tonics y tres copas de ron con coca-cola.

01.30 Es sábado y la noche se ha alargado. Un último grupo numeroso de chicos, que se han quedado hasta la 01.30 bebiendo unos cubatas, salen del local dispuestos a disfrutar de la noche. “Gracias”, “Hasta luego”, “Hemos cenado muy bien”, se despiden los chavales.

01: 33 Roberto no había cenado antes de salir de casa porque era muy pronto, así que se prepara una hamburguesa de pollo y se la come sentado en la barra antes de seguir trabajando. Otra de las cosas duras de trabajar de noche es el cambio de horario de las comidas.

01.45 Después de la cena tardía, comienza el trabajo menos visible y más sacrificado de Roberto.

“Ahora es cuando tenemos que recoger todo lo de hoy y preparar todo para mañana, y las noches de sábado eso lleva un rato largo, hay mucho que limpiar. Yo me encargo de la cocina para fuera y David de la cocina para dentro”.

01.47 Lo primero que hace Roberto es limpiar las mesas. Recoge todos los vasos que han dejado los chicos que se han marchado los últimos y los lleva a la barra, donde hay un lavavajillas.

Roberto seca los vasos a mano uno a uno

Roberto tiene que poner varias tandas de vasos en el lavavajillas. Después los seca a mano y los va ordenando según el tipo de vaso para el día siguiente.

“Después de limpiar todos los vasos que se han ido acumulando del segundo turno, hay que secarlos uno a uno para que no queden marcas de gotas de agua”.

01. 50 En la cocina es momento de fregar los platos y la plancha, las mesas y todo lo utilizado hasta que queda limpio.

02.15 Todos los vasos están relucientes y recogidos en su sitio. “Ahora tocan los cubiertos”. El proceso de lavarlos y secarlos es el mismo, pero además Roberto tiene que dejarlos  preparados para el día siguiente.

“Una vez limpios, enrollamos en servilletas de papel un tenedor y un cuchillo, que es como los repartimos a las mesas. La verdad es que lleva un rato montarlos todos.”

La cocina está limpia y recogida

Cuando la cocina está limpia y todos los platos en el lavavajillas, Carmen y David ya pueden irse a descansar.

02.30 La cocina está limpia y los platos en el lavavajillas.

02.33 Carmen y David han terminado su tarea y salen del local. Mañana por la mañana volverán para preparar las hamburguesas caseras y la tarta de queso, y para sacar la vajilla limpia del lavaplatos.

02.40 Roberto todavía no ha terminado por hoy. Se acerca al armario, coge la escoba y el recogedor  y comienza a barrer. Se encuentra alguna patata frita en el suelo por aquí y por allá. Cuando ha terminado de barrer, es hora de fregar el local y limpiar el baño.

La verdad es que el trabajo de noche en un restaurante es agotador. Estás muchas horas de pie y acabas tarde. Llegas tarde a casa y al día siguiente te levantas tarde, y en mi casa se come bastante pronto así que me toca dormir poco o comer solo”.

02.55 El trabajo más duro ha terminado por fin.

“Ahora llega el mejor momento de la noche, claro, hay que contar el dinero para cuadrar las cuentas antes de irme a casa. Es cuando veo en qué se traduce todo este trabajo”.

Roberto sonríe. Parece que hoy ha ido bien.

Lo último que hace Roberto antes de irse a casa cada noche es sacar la basura.

Lo último que hace Roberto antes de irse a casa cada noche es sacar la basura.

03.05 El joven está cansado pero aún se mueve con energía.

“Ya solo queda sacar la basura y para casa. Mañana más.”

03.45 Roberto se ha ido a casa y está preparado para meterse en la cama, pero todavía no acaba su día.

“Me suele costar dormir, estoy cansado pero salgo tan activo de haber estado trabajando que no me duermo, muchos días veo algún capítulo de alguna serie antes de acostarme”.

04.45 Después de ver el capítulo final de la primera temporada de Breaking Bad, a la que se refiere como “la mejor serie de la historia”, por fin apaga el ordenador, se mete en la cama y ¡click!

04.46 Se hace la oscuridad tras una noche más de trabajo para este joven emprendedor de Pamplona.

Cuéntenos su experiencia

A Roberto le cuesta dormir cuando llega a casa de madrugada porque está muy activo. ¿Le pasa a usted lo mismo? ¿Tiene algún truco para dormirse más fácilmente? Compártalo con nosotros a través de un comentario o de nuestras cuentas en Facebook o en Twitter.

Texto y fotografía: Roncesvalles Labiano. Vídeo: Andrés Juárez.

Anuncios
Tagged with: , , , , , , , ,
Publicado en Trabajadores de noche
3 comments on “Roberto Pascual, socio del Hall of Fame: “El trabajo de noche es agotador”
  1. […] Os dejo aquí un post muy interesante que he encontrado surfeando por la red, en que le hacen una entrevista en profundidad a sus dueños. […]

  2. Migue Muñoz dice:

    He estado en este sitio y he de comentarles que son RACISTAS y no atienden extranjeros, con las tipicas excusas de que estan llenos o de que la cocina ha cerrado mientras llega gente y la siguen atendiendo. Lastima que la gente vaya a sitios donde todavia prevalece la incultura

  3. Hall-of Fame dice:

    En el Hall of Fame no discriminamos a nadie, ni por cuestión de raza, color, sexo, nacionalidad o cualquier otra condición que se le pueda ocurrir, como le podrá confirmar cualquiera de nuestros clientes.
    El restaurante es pequeño, y, muy a nuestro pesar, no podemos atender toda la demanda que nos llega. Como muchos han comprobado, hay bastantes días en que es necesario reservar mesa para asegurarse de tener sitio, especialmente en fin de semana. En muchas ocasiones, el número de personas que desean reservar es mayor que la capacidad del local, por lo que no podemos dar cabida a todos los que nos escriben o nos llaman y tampoco a aquellos que se acercan al local sin haber reservado con antelación.
    Por otro lado, de martes a jueves normalmente se puede encontrar mesa libre sin necesidad de reservar, sin embargo, y a no ser que se esté atendiendo a una mesa grande que requiera más tiempo, la cocina suele cerrarse sobre las 22.45-23.00, de modo que a partir de esa hora no solemos sentar a más comensales a cenar.
    Nos disculpamos por no haberle podido dar mesa, tanto a usted como a muchos de nuestros clientes habituales y amigos, pero ha sido única y exclusivamente por problemas de capacidad del local y horarios de cocina.
    Si algún día le apetece venir al Hall of fame y quiere asegurarse de que va a poder cenar en el local, puede escribirnos por whatsapp o llamarnos al 651853866 o al 628616785 antes de las 20,30.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: